Apuntes desde Alcorcón: Estética general

Alberto Viña nos trae una nueva columna semanal sobre la visión subjetiva de la belleza. Apuntes desde Alcorcón: Estética general

La estética es el don más difícil de obtener y de mantener del mundo. No es accesible para todos. Perdería toda su gracia si lo fuera. Pero debe haber un conjunto de elementos que sostengan a la belleza para que el planeta siga girando.

Creo que no es del todo cierto que la belleza sea subjetiva. Es un poco hipócrita hablar de absolutos en este sentido porque hemos llegado a ciertos consensos alrededor de lo bonito y lo precioso. Creo que a absolutamente todos nos dan ganas de armarnos con nuestro móvil para captar una puesta de sol roja, amarilla y naranja como un bodegón de frutas. Y nunca he visto una aurora boreal. No he estado cerca ni siquiera. Pero sé que me encantaría a mí y a todos los que me acompañaran en ese gélido pero hermoso momento.

La estética impepinable se encuentra en muchos sitios. En los más majestuosos y en los más mundanos y accesibles. En las cristaleras de los grandes rascacielos y en la espuma del café de por la mañana. En un cuadro renacentista de un museo internacional y en la tercera equipación de tu equipo de fútbol. La belleza está esperándonos pacientemente a cada paso que damos y nos rodea silenciosamente, como el oxígeno que respiramos. Mientras escribo esto levanto la mirada de la pantalla y veo una estantería con libros esperando a ser leídos. Pienso en el color de la portada de uno. Es completamente negra. El color negro no nos lo inventamos, sino que se nos fue otorgado sin pedir nada a cambio. El tono más elegante del mundo y lo obtuvimos de la nada.

Creo que es trabajo nuestro devolver parte de esa estética que ha sido fuente de la generación espontánea. Hay que compensárselo a alguien. No sé a quién, pero imaginarme a un o una razón de ser de toda esta belleza convierte la labor en una tarea personal. Ahora que Federer se ha retirado, el mundo se ha desequilibrado en su balanza de la estética. Ahora más que nunca tenemos que poner nuestro granito de arena para paliar semejante pérdida. Yo me he adelantado a los acontecimientos y me he hecho un par de tatuajes insultantemente bonitos. Ojalá tuviera una fotografía de decente de 1200×800 píxeles de ellos en la que os los muestre.

Ahora yo me pregunto si los reveses de Federer o mis primeros tatuajes entrarán dentro de ese conjunto de consensos estéticos de los que hablábamos al principio. Me gusta pensar que sí porque querría que todo el mundo apreciase y entendiera la dificultad de lo que hacía Roger y el proceso que he he recorrido hasta decidirme por estos diseños. Lo bueno es que Roger se retira más adelante, cuando termine la Laver Cup, y yo en realidad me tatúo la semana que viene, así que tenemos algo más de margen para terminar de decidir si son o serán consensos generalizados. Por lo que a mí respecta, los tatuajes pueden gustarte o no, pero agradecería enormemente que, en caso de que no, supieras ahorrarte la apreciación negativa. Sería un detalle bonito. Estético, incluso.

Supongo que la estética y los consensos a su alrededor van cambiando con el tiempo. Lo que hoy es indudable en algún momento fue puesto en tela de juicio. Pero una vez atravesado el filtro, tienen un pedestal eterno e inalcanzable. Por eso no podemos tocar las puestas de sol ni las auroras boreales.

AV

Alberto Viña es escritor y vecino de Alcorcón. De hecho, su primer libro “Relatos de taller“, está realizado en colaboración con alumnos y alumnas del ‘Curso de Escritura Creativa’ del Centro Cívico Cultural Cooperante Margarita Burón. Este se puede encontrar en la siguiente página web, o en el mismo centro.

*Queda terminantemente prohibido el uso o distribución sin previo consentimiento del texto o las imágenes propias de este artículo.

Sigue al minuto todas las noticias de Alcorcón a través del canal de Telegram de alcorconhoy.com. Suscríbete gratis pulsando aquí.

Sigue toda la actualidad de Alcorcón en alcorconhoy.com