Aquel gol de Íñigo López en Alcorcón

La entidad alfarera se despide de la Segunda División después de doce años de ensueño. Aquel gol de Íñigo López en Alcorcón

Recuerdo perfectamente aquel 20 de junio de 2010. Me acuerdo que me desperté nervioso perdido. Y que apenas pude dormir. Ese día, el club de mi ciudad podía hacer historia. El equipo que jugaba a apenas unos cuantos metros de la puerta de mi casa, y de donde había salido escaldado el todopoderoso Real Madrid hacía solo unos meses, tenía ante sí la gran posibilidad de subir a Segunda División. Para ello, tenía que ganar al Onteniente (o el Ontinyent, como prefieran), con el que había empatado a uno la semana anterior. Gracias, por cierto, a un golazo de Borja Pérez. No el protagonista de ‘Qué vida más triste’, aquella serie de La Sexta tan divertida como infravalorada y que también se llama así: sino el delantero del que había sido Profeta ante el Madrid y que llevaba en volandas la ilusión de una ciudad entera.

Ese día, había quedado a tomar algo antes del partido con mi amiga Irene, también muy futbolera. Uno, que es de lo más supersticioso, tenía claro que aquel día no iría a Santo Domingo. Al menos, hasta que terminase el encuentro. ¿El motivo? La derrota en los playoffs de ascenso a Segunda justo un año antes, ante el Real Unión de Irún. Recuerdo aquel empate sin goles en ‘casa’, con quien firma esto animando desde el fondo sur, como tantos otros domingos, y el estacazo final en Irún. 3-1 y adiós al sueño del ascenso. Y por superstición, tenía la certeza de que, si este que escribe estaba en las gradas ante el Onteniente, el ‘Alcor’ no ganaría, porque estaría gafado. Por eso, precisamente, tampoco había acudido a las eliminatorias previas, ante Granada y Pontevedra. Ya ven. Uno, que tiene sus cosas.

Aquel gol de Íñigo López en Alcorcón
El Alcorcón ha cerrado una etapa de doce años de ensueño

Aunque, en aquel bar de la zona de Las Retamas en el que me senté con Irene, no pasaba el tiempo. Ni un solo segundo. Y casi que mejor que así fuera. Porque, en un abrir y cerrar de ojos, el Onteniente se ponía 0-2 y así se llegaba al descanso. En aquella terraza, Coca-Cola Light en la mano, este que firma no daba crédito. No había ido al campo, pero el ‘Alcor’ iba perdiendo. ¿Cómo podía ser? Eso mismo se debió preguntar Íñigo López, cuando hizo creer a toda la ciudad con el 1-2. El gol se escuchó hasta en Valderas. Y poco después, el bueno de Diego Cascón hizo el segundo. Alcorcón enloqueció, y este de aquí ya no podía más. Pasé de mi gafe, de mis supersticiones y, a la carrera, llegué a Santo Domingo. Y entré. No sé ni cómo, pero entré.

Quedaba muy poco tiempo y el ‘Alcor’ estaba a un gol de Segunda, porque el empate le valía al Onteniente. Minuto 80. Minuto 85. Y penalti a favor del Alcor. Santo Domingo se volvía loco. Sergio Mora al lanzamiento. ‘Morita’, todo un especialista. ‘Morita’, que no fallaba uno. Pues pasó lo que suele suceder en esos casos, que lo paró Rangel. La había tenido el Alcor, y de qué forma. Y la tuvo después Borja Pérez, con un chut que la grada celebraba como gol, pero que se fue por nada. Minuto 88. Minuto 90. Descuento. El Alcor necesitaba un tanto. Minuto 92. Minuto 94. No queda nada ya. Y balón a banda derecha. Cascón abre para Ernesto, que se perfila para centrar. Hay en el área más gente que en un garito de Magaluf a finales de julio. El balón que se pasea… e Íñigo López, con el corazón, con el alma y con todo y con nada y a apenas unos metros de mí, la mete dentro. Brutal.

A partir de entonces, creo que ningún calificativo podría explicar lo que se vivió en Santo Domingo. Me acuerdo de un tipo, totalmente extasiado, que se lanzó directamente desde la grada y sobre la red de la portería de Rangel (y de cuya red guardo todavía un trozo, por cierto). No era para menos. Y tocaría sufrir, porque se sabía que el Onteniente tendría al menos una más. Y la tuvo. Con el tiempo cumplido, pero la tuvo. Porque en Alcorcón las cosas siempre se consiguen luchando hasta el final. Hasta el último minuto del último partido, como reza el lema del club. El mantra de la ciudad.

Aquel gol de Íñigo López en Alcorcón
Aquel gol de Íñigo López en Alcorcón. Los jugadores del Alcor celebran en el Santiago Bernabéu, tras eliminar al Real Madrid en 2009.

Aquel gol de Íñigo López lo cambió todo. Enganchó al ‘Alcor’ a cientos de vecinos que, hasta muy poco antes, no sabían que tenían a un equipo que luchaba por subir a Segunda. Pero Juan Antonio Anquela, ‘Alcorconazo’ mediante, ofreció una clase magistral de lo que era el ‘Alcor’. De llegar con fe, garra, pasión y echándole muchos bemoles donde no se llega con ninguna otra cosa, ni siquiera con dinero. Porque eso es el Alcorcón. Y así será siempre, en Primera RFEF, en Regional Preferente, en Tercera Regional o en la Liga Local.

Terminan doce años de ensueño. Doce años en los que el ‘Alcor’ se ha quedado incluso a punto de subir a Primera División. Doce años de remontadas inverosímiles. Sobre todo, en Santo Domingo, donde dejar al Alcorcón con un hilito de vida en el tramo final era sinónimo de épica. Y lo peor, que los rivales lo sabían. Porque allí también pasaban cosas de las que no se pueden explicar. Algo así como lo que sucede en el Santiago Bernabéu y con el Real Madrid, uno de los clubes más laureados del planeta pero que, precisamente, se llevó cuatro en Alcorcón. Porque ’90 minuti in Santo Domingo’ también son ‘molto longo’. Sobre todo, con Benito y su megáfono.

Es más, todavía hoy tengo la sensación de que no hubiera importado si al entrenador de turno se le hubiera ido la pinza y hubiera puesto a jugar sobre el césped a un par de chavales de la grada, a Alfon, el ‘presi’ del femenino, a Miguel el de El Pisco o a Tonino con sus embutidos. E incluso a Tina, mi perrita, con el ‘Titi’, el legendario utillero del ‘Alcor’, portando el brazalete. Creo que hubiera dado lo mismo. Porque el Alcorcón siempre remontaba. Tener que escribir aquellas crónicas era una auténtica locura. Era magia.

Aquel gol de Íñigo López en Alcorcón
Aquel gol de Íñigo López en Alcorcón. La hinchada alfarera, siempre volcada con el equipo.

El año pasado, llegó otro giro de guion con esa permanencia tan agónica como trabajada. Llegaba el Espanyol como líder a Santo Domingo, con la necesidad de vencer para ganar LaLiga. Pero ’90 minuti’ aquí… ya se sabe. Ese gol de Hugo Fraile, esa retransmisión interminable en el directo que hicimos en alcorconhoy.com con mi mano derecha (y también la izquierda) en esto del periodismo, Víctor Guillén, y la alegría en los rostros del jefe, Joaquín Parejo, los compis Dani Cayetano y Paula Martínez y nuestro porterazo, Felipe Ramos, que acaba de subir a Primera RFEF con el Córdoba. Cosas del fútbol y la vida, el año que viene podría jugar contra el Alcor, el equipo de su ciudad. Aunque, particularmente (y que tome nota más de uno) firmo donde haya que hacerlo para que sea ‘con’ el Alcor.

Porque gente como Felipe es lo que necesita este club para volver a resurgir. Personas antes que futbolistas, de esas que conectan con la gente. Porque el aficionado del ‘Alcor’ es fiel, y a poco que reciba… se vuelca. Porque este club, que ha descendido justo en el año en el que ha celebrado su medio siglo de vida, necesita reestructurarse, volver a ser una familia. Rubén Sanz, Sergio Mora, Nagore, Quini Álvarez, Ángel Sánchez o Rubén Anuarbe no pueden clonarse ni volver atrás en el tiempo, es cierto, pero otros vendrán y se dejarán la piel por el escudo para volver a llevar al Alcorcón donde se merece. A seguir peleando. A seguir molestando. En la noche del sábado al domingo (que fue de todo menos de Resurrección), doce años después del ascenso, las redes sociales se llenaron de mensajes de ‘aficionados’ del Onteniente, que, después de más de una década en la que parecían haberse quedado sin Wi-Fi, festejaban el descenso del Alcorcón. Y, cuando eso sucede, es porque uno ha dejado una huella imborrable. Porque ya saben. “Ser de los que ganan es muy fácil. Pero ser del Alcorcón, me parece mejor”.

Álex Jiménez

Sigue al minuto todas las noticias de Alcorcón a través del canal de Telegram de alcorconhoy.com. Suscríbete gratis pulsando aquí.

Sigue toda la actualidad de Alcorcón en alcorconhoy.com