Así éramos en Alcorcón en 1898
Así éramos en Alcorcón en 1898

La historia de nuestra cerámica trasciende a través de los siglos. Así éramos en Alcorcón en 1898

La historia conocida de Alcorcón data del 28 de julio de 1208, fecha del primer documento medieval que se conserva. En él, se hace referencia a la Cañada de Alcorcón como camino de tránsito para el ganado lanar. En otra carta posterior, en este caso del 12 de diciembre de 1208, confirma el límite de la cañada de Alcorcón entre el Concejo de Segovia y el de Madrid. Hay que recordar que los concejos eran reuniones generales de los vecinos que, en asamblea, decidían sobre el uso de los prados y bosques con fines ganaderos y agrícolas, entre otros.

Vamos a detenernos en 1496, ya que aquí se ponen las lindes entre las jurisdicciones de Madrid y Toledo, perteneciendo Alcorcón a la primera y Móstoles a la segunda. De estos años se extraen las primeras referencias sobre el pasado alfarero de Alcorcón. En la actual plaza de la Villa de Madrid, en el pasado San Salvador, se vendían de forma regulada los pucheros que fabricaban en la localidad.

El inicio de la alfarería

Esto tuvo su desarrollo en el tiempo de forma exponencial, ya que según las Relaciones Topográficas de Felipe II, publicadas en su periodo, Alcorcón cubrió las necesidades del resto de la Comunidad en torno a la alfarería durante cinco siglos.

Y es 300 años después cuando se empiezan a guardar originales de finales del siglo XIX sobre la industria alfarera. Las fotografías son muy ilustrativas acerca del funcionamiento y su fabricación, y que, como bien describe el artículo de Blanco y Negro de aquel año “Modesta, eso sí; ya no puede ser más modesta, más sencilla ni con menos pretensiones”. Este artículo se puede transcribir perfectamente debido a su buena conservación y legibilidad.

Con orgullo, en aquella época se afirmó que quizá el puchero de Alcorcón podría estar en un futuro en los Museos, y puede ser posible. Generar tanta cantidad y de calidad como para abastecer a los vecinos de la Comunidad durante cinco siglos es una tarea altamente complicada, y eso se merece un reconocimiento, quién sabe.

El significado de las fotografías

A través de las fotografías podemos encontrar que en su nivel preiconográfico no hay más de tres o cuatro personas en cada función, lo cual denota una baja explotación. Estas tareas: eran la fabricación, el examen de las piezas para posteriormente elegir el mejor género, y, por último, la exportación.

Como Luis Bermejo escribe de forma acertada “Pensemos, uniendo la cerámica a la historia, que lo único que nos queda en puridad son las cazuelas y pucheretes de Alcorcón, y que ya no poseemos la fórmula de aquellos reflejos metálicos de los platos hispano-árabes, ni de los finos y múltiples colores de la loza talaverana, ni de los alardes y primores de la porcelana del Buen Retiro”.

Así éramos en Alcorcón en 1898
Escudo de Armas de Alcorcón

Realizando una crítica sutil a la situación política de la época, reivindica la alfarería de Alcorcón, presente en el escudo de armas del municipio, como algo nacional, sin buscar algo extranjero. Eso denota la calidad de nuestra cerámica, aquella que sobrevivió tantos siglos a las órdenes de diferentes reyes y situaciones diametralmente opuestas.

Fotografías antiguas: alcorcon.net

La historia de nuestra cerámica trasciende a través de los siglos. Así éramos en Alcorcón en 1898

Sigue toda la actualidad de Alcorcón en alcorconhoy.com