La URJC, el Hospital de Alcorcón y la empresa Boscalia unen esfuerzos para la detección rápida del COVID-19

Empleando la técnica de espectroscopía del infrarrojo cercano. La URJC, el Hospital de Alcorcón y la empresa Boscalia unen esfuerzos para la detección rápida del COVID-19.

El coronavirus nos está mostrando la importancia de la tecnología y el esfuerzo conjunto para alcanzar nuestras metas. En este caso el objetivo está muy claro, acabar con el virus. La pandemia no nos da un respiro y la lucha de todos nos llevará a la victoria final. Contra el virus los test y diagnósticos son fundamentales. El grupo de investigación COVINIRS, integrado por científicos de la URJC y de la empresa Boscalia Technologies S.L., está trabajando desde hace semanas en un proyecto para desarrollar una técnica de diagnóstico rápido, económico y fiable de esta enfermedad. El método empleado se basa en técnicas espectroscópicas (NIRS) y podría ayudar a los sanitarios a reconocer en cuestión de minutos los casos de COVID-19. La URJC, el Hospital de Alcorcón y la empresa Boscalia unen esfuerzos para la detección rápida del COVID-19

La técnica NIRS es un método óptico de diagnóstico no invasivo que se basa en registrar la absorción o la reflectancia de una muestra sobre la que incide un haz de luz en el rango del infrarrojo cercano.

La URJC, el Hospital de Alcorcón y la empresa Boscalia unen esfuerzos para la detección rápida del COVID-19“Dependiendo de la composición química y la estructura interna de la muestra analizada, la señal que capta el espectrofotómetro es diferente y queda plasmada en forma de un espectro que representa una ‘huella dactilar metabolómica única”, explica el equipo científico.

El coronavirus nos está mostrando la importancia de la tecnología y el esfuerzo conjunto para alcanzar nuestras metas. En este caso el objetivo está muy claro, acabar con el virus. La pandemia no nos da un respiro y la lucha de todos nos llevará a la victoria final. Contra el virus los test y diagnósticos son fundamentales. El grupo de investigación COVINIRS, integrado por científicos de la URJC y de la empresa Boscalia Technologies S.L., está trabajando desde hace semanas en un proyecto para desarrollar una técnica de diagnóstico rápido, económico y fiable de esta enfermedad. El método empleado se basa en técnicas espectroscópicas (NIRS) y podría ayudar a los sanitarios a reconocer en cuestión de minutos los casos de COVID-19. La URJC, el Hospital de Alcorcón y la empresa Boscalia unen esfuerzos para la detección rápida del COVID-19 La técnica NIRS es un método óptico de diagnóstico no invasivo que se basa en registrar la absorción o la reflectancia de una muestra sobre la que incide un haz de luz en el rango del infrarrojo cercano. “Dependiendo de la composición química y la estructura interna de la muestra analizada, la señal que capta el espectrofotómetro es diferente y queda plasmada en forma de un espectro que representa una ‘huella dactilar metabolómica única”, explica el equipo científico. Colaboración con los hospitales El grupo de investigación ha comenzado ya un estudio con muestras de varios cientos de pacientes infectados y no infectados. Para llevar a cabo el proyecto, el grupo COVINIRS cuenta con la colaboración directa del Hospital Clínic de Valencia (a través del INCLIVA y la Generalitat Valenciana), el Hospital Universitario Fundación Alcorcón, el Hospital Gregorio Marañón y el Hospital Rey Juan Carlos, la Universidad Complutense de Madrid, y distribuidores de equipos como JASCO Analítica Spain y BONSAI Advanced Technologies. El proyecto puede ser una realidad en cuestión de meses. Podría ser un método de cribado previo en los centros de salud que diera a los médicos la pista para realizar las PCR “La detección actual por PCR es fiable y sensible, pero relativamente lenta, cara y necesita de equipos y personal especializado para su realización. En relación con los tests serológicos rápidos son costosos y pueden presentar una baja fiabilidad en el diagnóstico. Además, en ambos casos se depende del suministro de unos kits y reactivos por parte de los productores y fabricantes, lo que supone acudir a un mercado que se encuentra saturado por la actual pandemia” Este sistema no necesitaría esos reactivos y nos permitiría salirnos, en parte, de ese mercado leonino. La actualidad de Alcorcón en alcorconhoy.com 

Colaboración con los hospitales

El grupo de investigación ha comenzado ya un estudio con muestras de varios cientos de pacientes infectados y no infectados. Para llevar a cabo el proyecto, el grupo COVINIRS cuenta con la colaboración directa del Hospital Clínic de Valencia (a través del INCLIVA y la Generalitat Valenciana), el Hospital Universitario Fundación Alcorcón, el Hospital Gregorio Marañón y el Hospital Rey Juan Carlos, la Universidad Complutense de Madrid, y distribuidores de equipos como JASCO Analítica Spain y BONSAI Advanced Technologies.

La URJC, el Hospital de Alcorcón y la empresa Boscalia unen esfuerzos para la detección rápida del COVID-19

El proyecto puede ser una realidad en cuestión de meses. Podría ser un método de cribado previo en los centros de salud que diera a los médicos la pista para realizar las PCR “La detección actual por PCR es fiable y sensible, pero relativamente lenta, cara y necesita de equipos y personal especializado para su realización. En relación con los tests serológicos rápidos son costosos y pueden presentar una baja fiabilidad en el diagnóstico. Además, en ambos casos se depende del suministro de unos kits y reactivos por parte de los productores y fabricantes, lo que supone acudir a un mercado que se encuentra saturado por la actual pandemia” Este sistema no necesitaría esos reactivos y nos permitiría salirnos, en parte, de ese mercado leonino.

La actualidad de Alcorcón en alcorconhoy.com