El enigmático significado de la escultura de Alcorcón

La interpretación de lo impreso por los artistas siempre será individual. El enigmático significado de la escultura de Alcorcón

Alcorcón se caracteriza por la gran cantidad de esculturas en cada fuente y rotonda, también en los parques y en varias calles de la ciudad. Si bien todas tienen un significado diferente o en ocasiones, unívoco, no siempre tiene que ser así, ya que lo enigmático carece de lo segundo, aunque su presencia pueda ser imponente y las personas podamos observarlo durante horas.

Esta escultura, en concreto, se encuentra en el Teatro Municipal Buero Vallejo, específicamente en la calle Los Robles s/n, justo al lado de la propia estatua del dramaturgo que da nombre al recinto. Carlos Armiño es el autor de este grupo misterioso de piezas que dan pie al espectador a interpretar lo que ellos consideren oportuno, desde la esquematización del cuerpo femenino hasta un concepto más abstracto como es el crecimiento en la vida o algo completamente desconocido.

Si relacionáramos estas figuras al mero aspecto de una forma femenina, o incluso masculina, debido a estas diferencias de elevación y a las características físicas de gordura o delgadez y la línea o volumen, probablemente también podríamos acertar. Considerado de arte contemporáneo que bebe del moderno, está influenciado de artistas como Constantin Brâncuși, pionero en su día, destilando un estilo geométrico y muy personal, proponiendo una realidad bien distinta a lo que se venía realizando, para llegar a una abstracción pura.

Asociaciones individuales y enigmas griegos

El enigmático significado de la escultura de Alcorcón
El enigmático significado de la escultura de Alcorcón

Las asociaciones en arte constituyen, sin duda, un peligro para la propia disciplina, ya que en muchas ocasiones, esta tiene una relación mucho más intensa con lo que queda por conocer e interpretar, que con lo que ya se sabe. Los aspectos creativos, constitutivos y reproductivos que cada artista imprime en sus pinturas o esculturas son meramente individuales, no así el segundo nivel de análisis de Erwin Panofsky: iconográfico.

Este método, que señaló los grados de la competencia, planteó una nueva forma de hablar de ella, identificando formas, colores y composición en un preiconográfico, para posteriormente (iconográfico) realizar una descripción más connotativa de los signos, símbolos o colores de la composición, entrando el concepto de subjetividad en esta parte. El último, el iconológico, estudia el contexto histórico de la pieza así como las situaciones determinantes vinculadas con el artista, su mensaje y su generación.

Así como el mito de Edipo, rey de Tebas en la Grecia micénica, pone en valor los enigmas, siendo él uno en sí mismo, esta propia escultura también tiene el suyo. Las valoraciones humanas y subjetivas que cada uno, de forma individual, no pueden llevar al error, ya que las interpretaciones artísticas llegan desde nuestras vivencias y forma de entender la vida. El griego, cuya resolución reside en el descubrimiento de su verdadera naturaleza, y los que la aceptan son “los fuertes” que diría Itachi, llega en el momento en el que se reconoce a sí mismo.

*Queda terminantemente prohibido el uso o distribución sin previo consentimiento del texto o de las imágenes que aparecen en este artículo.

Sigue al minuto todas las noticias de Alcorcón a través del canal de Telegram de alcorconhoy.com. Suscríbete gratis pulsando aquí.

Sigue a alcorconhoy.com en TwitterInstagram y Facebook.

Sigue toda la actualidad de Alcorcón en alcorconhoy.com