Alcorcón honra a las víctimas del Holocausto

La superviviente de Auschwitz, Anette Cabelli, de 95 años, dio testimonio de lo que vivió en el campo de concentración ante alumnos de diferentes cologios. Alcorcón honra a las víctimas del Holocausto.

El 27 de enero se conmemora el Día Internacional de Conmemoración anual en memoria de las víctimas del Holocausto. Además también se conmemora el Día Europeo de la memoria del Holocausto. No es una fecha elegida al azar. Un 27 de enero de 1945 en tierras de Polonia el ejercito Soviético liberó el campo de concentración de Auschwitz-Birkenau. Este campo fue una de las mayores atrocidades humanas de la historia. El infierno en la tierra. Un lugar donde las personas perdieron todo aquello que les hace humanos. El escenario de las mayores atrocidades, el lugar donde reinó el odio por el odio.  En este 2020 se cumplen 75 años de dicha liberación. Alcorcón honra a las víctimas del Holocausto en la conmemoración este Día Internación en memoria de las víctimas. Lo hizo en un acto con un repleto Teatro Municipal Buero Vallejo acogía este encuentro, organizado por el Ayuntamiento de Alcorcón, el Centro Sefarad Israel Madrid y la Comunidad Judía de Madrid, al que han acudido los alumnos y alumnas de los IES Parque de Lisboa, La Arboleda y Jorge Guillén así como los centros educativos Amanecer, Alkor, Rihondo y Sor Juana de la Cruz de Cubas de la Sagra.

El Teatro Buero Vallejo lleno

Tras la intervención de León Benelbas, presidente de la Comunidad Judía de Madrid; Miguel de Lucas, Director de Centro Sefarad Israel Madrid y Shelly Hugler Consejera de Cultura de la Embajada de Israel en España. Todos ellos en mayor o menor medida abogaron por no olvidar y recordar que “La intolerancia y el odio no pueden cegar nuestras sociedades. Los rescoldos que propiciaron el Holocausto están encendidos ahora en Europa. El supremacismo identitario fue el germen del Holocausto y que los jóvenes conozcan lo que sucedió puede ayudarnos a vencer cualquier intolerancia”.

Alcorcón honra a las víctimas del Holocausto

Durante el acto se visionó el video “El álbum de Auschwitz”, ha intervenido el quinteto de profesores de la Escuela Municipal de Música Manuel de Falla.  Se han encendido seis velas en honor a los diferentes colectivos masacrados durante el Holocausto.

“Éramos pedazos de carne”

El punto culminante del acto ha sido la intervención de Anette Cabelli. Sefardí, nacida en Salónica en 1925 y superviviente de Auschwitz. A sus 15 años empezó a sentir en lo más profundo de su ser el terror, el odio y el hambre que la Segunda Guerra Mundial llevó a su ciudad natal. Antes de ser deportada a Auschwitz vivió las duras condiciones del Gueto de Salónica.

Alcorcón honra a las víctimas del Holocausto

A los 17 años fue deportada a Auschwitz. Tras cuatro días de terrible viaje en tren sin comida ni agua, llegaron al campo de concentración donde les recibieron “Nazis armados con palos y perros que no paraban de ladrarnos” Ante un Buero Vallejo en silencio y sobrecogido Cabelli ha narrado algunos momentos de sus años en el infierno nazi “Cuando iba a subir a un camión junto con mi madre, un soldado tiró de mí y me sacó. Parece ser que los gritos de mi sobrina le convencieron. Ese camión llevó a la cámara de gas a mi madre”. Después les despojaban de cualquier rastro de humanidad “Nos quitaban la ropa, nos cortaban el pelo y nos tatuaron un número. Yo era el 40637. Ya no teníamos un nombre. Éramos un número”.  Cabelli definió muy bien lo que ellos eran para los nazis “Éramos pedazos no personas. Llegaban y decía el número de pedazos que necesitaban para un trabajo, y nos mandaban”.

Realizó todo tipo de tareas en el campo de concentración, muchas de ellas relacionadas con un sanatorio médico para polacos que había. “Eso me ayudó a sobrevivir porque la mayoría de los que trabajaban al aire libre vivían 3 o 4 meses nada más por las duras condiciones”.  Ella superó un tifus y logró salvar a uno de sus hermanos de morir en el campo a pesar de que “él fue víctima de los experimentos médicos”.

En 1945 acabó la pesadilla

Una mañana de 1945, con el ejercito alemán en pleno repliegue, y tras alcanzar las líneas norteamericanas, Anette junto con decenas personas que venían de campos de concentración alcanzó las líneas norteamericanas.  Tras el final de la Segunda Guerra Mundial  vivió y se casó en Francia. Actualmente reside en Niza desde donde ha venido hasta Alcorcón.

 Tras Cabelli ha intervenido una emocionada Alcaldesa, Natalia de Andrés, “ Gracias Annette y todos los organizadores por tu conmovedor testimonio, tus fuerzas, tus ganas de vivir y por seguir trabajando a favor de la memoria, porque la memoria invita a no olvidar el pasado y propicia saber lo ocurrido para no vuelva a repetirse”.

La actualidad de Alcorcón en alcorconhoy.com