Santiago Segura, en Alcorcón: “El X-Madrid parece una nave espacial”

El actor y cineasta visita los Ocine Urban del centro comercial para presentar “Padre no hay más que uno 2” y se entrevista con alcorconhoy.com. Santiago Segura, en Alcorcón: “El X-Madrid parece una nave espacial”

El éxito en taquilla de “Padre no hay más que uno 2: La llegada de la suegra” es el ejemplo perfecto de que ni siquiera el coronavirus puede con el Séptimo Arte. La última película de Santiago Segura (Madrid, 1965) está arrasando con su recaudación y, a pesar de que solo lleva cuatro semanas en cartelera, ya es la película española más vista del año y está en el ‘top-10’ de filmes con más espectadores en lo que va de 2020 en España. Un auténtico logro, teniendo en cuenta que, en la nueva normalidad, el aforo máximo de las salas se ha visto muy limitado. Pero el nuevo largometraje del padre del antihéroe José Luis Torrente ha reventado la taquilla, para aportar un halo de luz más que necesario en el sector.

Santiago Segura, en Alcorcón: "El X-Madrid parece una nave espacial".
Santiago Segura presenta su película ante los espectadores de Ocine X-Madrid Alcorcón

Este miércoles, Segura estuvo en los Ocine de X-Madrid Alcorcón, presentando su nuevo largometraje en las dos salas Urban de complejo, repletas de espectadores que pudieron ver al actor y director en primera persona. Minutos antes de ello, el cineasta atendió a alcorconhoy.com para analizar la nueva situación de los cines en España, los buenos datos de taquilla de su cinta y también para intentar esclarecer si habrá o no tercera parte de “Padre no hay más que uno”.

¿Esperaba que su película tuviera tan buena acogida?

Yo me lo esperaba porque soy muy entusiasta, pero con el panorama que teníamos no era algo fácil de prever. Aunque esto está siendo espectacular. La suerte es que la audiencia quedó muy contenta de la anterior película, y luego además la ha visto mucha gente en Amazon Prime Video. En los cines la vieron dos millones y medio de personas que quedaron contentas y ahora han querido reproducir esa experiencia. La cosa es que al sacar esta segunda película siempre tienes ese miedo del: “A ver qué me cuentan, porque seguro que la han cagado”. Por eso de que las segundas partes nunca fueron buenas, claro. Me acuerdo de que el eslogan de “Torrente 2” era: “Nunca segundas partes fueron peores”. Pero en este caso, la gente sale contenta y hay incluso gente que dice que es mejor que la primera. Aunque hay de todo, claro, pero la gente se ríe y aplaude al final de la sesión. Cosas maravillosas que solo te pasan de vez en cuando en la vida. Y hay que disfrutarlo.

Santiago Segura, en Alcorcón: "El X-Madrid parece una nave espacial".
Segura, con el redactor de alcorconhoy.com

Viendo la situación que nos está tocando vivir, el ver que la gente va al cine a ver la película tiene que ser muy gratificante…

¡Es acojonante! Los cines están haciendo una apuesta brutal, pues han tenido que acondicionarlo todo para volver a abrir respetando las medidas de seguridad. Es algo que no hace Renfe, que pone menos trenes y encima, van petados. Pero los cines abren más sesiones, con un 30% o 40% de aforo. También es un poco triste, yo he estado presentando la película en Valencia, Sevilla y Barcelona y desde la organización decían que los cines estaban llenos… pero había solo un tercio del aforo. Aunque claro, en realidad estaban llenos, porque tienen que tener ese aforo ahora. Pero aun así te hace ilusión, porque es la nueva normalidad. Bueno… los llenos de la nueva normalidad. Las risas se siguen oyendo bien y los aplausos son muy gratificantes, por lo que no tengo ninguna queja. Estoy feliz.

Santiago Segura, en Alcorcón: "El X-Madrid parece una nave espacial".

El cineasta se hace un selfie con el público

Viendo lo bien que está funcionando la película, tengo que hacerle la pregunta obligada: ¿habrá una tercera parte?

¡La pregunta del millón! De momento, te digo que como cineasta me estoy planteando plasmar la situación real que estamos viviendo a nivel de película. No sé si de aquí a tres meses, toda esta historia del Covid-19 habrá pasado, que sería lo óptimo. O si por el contrario, seguiremos con la mascarilla y esperando una vacuna que funcione. No lo sé. Ahora mismo, para hacer una película hay que tener en cuenta todas las medidas de distanciamiento social, porque ahora hay que hacer cine post-Covid y no pre-Covid. Eso es algo que los cineastas nos estamos planteando, también de cara a los rodajes. Porque no creo que la gente quiera ver a Leonardo DiCaprio con una mascarilla. Aunque a mí quizá sí, porque te ahorras verme la cara (risas). Pero en general, el cine tiene que plantearse qué hacer: si una realidad paralela, un mundo de “yupi”, o plasmar lo que está pasando en realidad. Nos estamos acostumbrando al distanciamiento social, a las mascarillas. Por tanto, no sé decirte si habrá una tercera parte. Ahora mismo no me sale.

¿Qué tal la experiencia de dirigir a tus hijas, Calma y Sirena, protagonistas de las dos entregas de “Padre no hay más que uno”?

Es muy bonito. Con las dos me llevo muy bien. Son niñas disciplinadas y nada pasotas, por lo que se puede dialogar mucho con ellas. A las dos, además, les gusta hacerlo muy bien y se las ve que tienen muchas ganas. Pero todos los niños de la película son espectaculares. Luna Fulgencio, la niña que hace de Rocío, es súper profesional. Carlitos González, el niño, es maravilloso. Y luego Martina (D’Antiochia) es súper talentosa. Me tiene maravillado. Tiene cuatro millones de suscriptores en YouTube, ha lanzado una línea de perfumes, ha escrito diez novelas y ha sacado un disco, que encima es un súper-ventas… Me tienen todos fascinado, la verdad.

¿Había tenido la oportunidad de venir antes al X-Madrid?

No, y la verdad es que estoy flipando, porque esto parece una especie de nave espacial. Creo que el centro tiene de todo. ¡Parece que han aterrizado los ovnis en Alcorcón! Y he oído hablar de la Sala Urban de los Ocine y me han dicho que es espectacular, con lo que estoy deseando verla.

Sigue toda la actualidad de Alcorcón en alcorconhoy.com.

Santiago Segura, en Alcorcón: “El X-Madrid parece una nave espacial”.