Pedro el padre coraje de Alcorcón

Pedro, el padre coraje de Alcorcón. Creo que las normas y las leyes se hacen para ayudar a las personas y no al contrario. Cuando nació el hijo de Pedro, en el hospital le dijeron que no llegaría al año de vida, en este momento está a punto de cumplir los cinco. Y es que el campeón, así es como le llaman en casa, la familia de Pedro, le protege tanto que no quiere que publiquemos su nombre, sufre una enfermedad que le ha provocado una discapacidad reconocida del 75%. Ahora mismo el menor, está en tratamiento experimental en el hospital Niño Jesús de Madrid. Desde que Manuela Carmena aprobó Madrid Central la familia de Pedro está muy preocupada. Además se suma a esta situación ya que en breve el Paseo de Extremadura contará con cuatro semáforos que frenarán el trafico a los vecinos que van desde Alcorcón a Madrid.

Pedro Moreno, el padre, denuncia que el ayuntamiento de Madrid vulnera sus derechos y los de su hijo, además de contravenir la recomendación del Consejo Europeo del 4 de junio de 1998 sobre la creación de una tarjeta de estacionamiento para personas con discapacidad. Tarjeta de la que son titulares y con la cual no sólo pueden utilizar las plazas de aparcamiento reservadas para discapacitados, sino también estacionar un tiempo superior al autorizado en zonas de aparcamiento limitado e incluso hacerlo en lugares no permitidos, siempre y cuando no perjudiquen al tráfico. Algo que no contempla la Ordenanza de Movilidad Sostenible aprobada por Ahora Madrid y el PSOE. El ayuntamiento de Madrid limita, además, las escasísimas excepciones de acceso y salida a Madrid Central a un solo vehículo. “Le puede dar un ataque, por ejemplo, estando con sus abuelos. Y si yo me he llevado el coche… ¿cómo llegan al hospital? En un ataque de hidrocefalia no podemos permitirnos dar un rodeo”, señala compungido Pedro. “Pasar por Madrid Central es el recorrido normal y coherente. Tener que dar la vuelta puede suponer, por lo menos, media hora”. Un tiempo que podría marcar la diferencia entre la vida y la muerte del menor.

Pedro cuenta que llamó para exponer su caso al teléfono de atención del Ayuntamiento 010 y “como no estoy empadronado en la capital me remitieron a una oficina de información ciudadana”. Ahí llegó la sorpresa: “no sólo me dicen que la tarjeta europea no vale, sino que además sólo puedo acceder con un vehículo, cuando la UE no te dice eso”. Según afirma, la propia funcionaria municipal que le atendió consideró que su situación era “injusta”. Pero Ordenanza en mano, “es lo que hay”. El padre se lamenta de que, además, con la actual normativa municipal de Madrid Central le obligan, en caso de estar el peque en tratamiento, a irse desde el hospital a su trabajo en transporte público. “Suelo llevarle con su madre al hospital y dejarlos allí mientras voy a trabajar. Desde el próximo 22 de enero no podría mover el coche porque el niño no vendría conmigo en el vehículo”. Desde el Consistorio, asegura, no le dan solución. Ha presentado la correspondiente reclamación,  ante la oficina del distrito de La Latina. En ésta figura que, “teniendo un hijo menor con movilidad reducida, todos los días lo traslado con su madre al hospital. Luego marcho al trabajo y después voy a por ellos. Para cargar una silla y al niño y con los condicionamientos expuestos para poder acceder a Madrid Central, me impiden la entrada”. Por tanto, pide que se permita el acceso a dicha área a quienes van a traer o recoger al niño, independientemente del vehículo que utilicen para ello. Toda la esperanza que tiene en relación con la salud de su hijo, se desvanece cuando habla del Ayuntamiento: “Me van a multar a diario, pero la vida de mi hijo está por encima de las multas y de lo que diga la señora Carmena”, lamenta.

Lo que estos padres, que están dispuesto a llevar al Ayuntamiento ante los tribunales de lo contencioso-administrativo, le piden al equipo de Gobierno, es que reconozcan como válida la tarjeta europea, y que, en caso de estar el menor en tratamiento, permitan al padre no solo entrar, sino salir de Madrid Central en coche, para ir a su trabajo. Lo piden para ellos y, “por supuesto”, para el resto de familias con un miembro con movilidad reducida que se encuentran en su misma situación.

Fuente: https://www.larazon.es/local/madrid/la-vida-de-mi-hijo-esta-por-encima-de-lo-que-diga-carmena-GM20865223
Más noticias en AlcorconHoy en https://alcorconhoy.com