Alcorcón me provoca – La Flamenca

Me provoca pasear por la Avenida de las Retamas y esconderme entre sus callejuelas adyacentes. Así descubro placeres que sólo el gusto y hasta el aroma me confirman como tales. Sin ánimo de vestirme de faralaes leo “La flamenca”, en la paralela calle de Los Pinos, nº48. Y allí, semiesquinando mi amor a la tapa y al diálogo tabernero aprendido en las mejores obras de la literatura, me dispongo a degustar. Pido.

  • Una caña, por favor.

Ruta de las tapas por Alcorcón Ruta de la tapa por Alcorcón

Y antes de que pueda estudiarme la pizarra de las tapas y, ¡atención!, las medias tapas, me plantan, ante el elixir donde brilla dorado el lúpulo, un tentempié, no vaya a ser que ante la duda ineludible por la larga lista de manjares a elegir, se me suban los alcoholes. Y no es así, me arriesgo. Y pido de nuevo.

  • Rabo de toro.

Entonces me dice Goyo, tras la barra, que lo ha cocinado él. Le miro a los ojos fijamente e intento adivinar su condición de chef ibérico, y ¡heme aquí!, rechupeteándome los dedos. Eso sí, después me he sentado en la terraza que aprovecha el chaflán y mantengo la boca cerrada durante un rato. Es domingo y pido más.

  • Perdona, Miguel Ángel, ¿aquí pone chirlas fritas?

Me sorprendo como si fueran rebozadas y sí, la chirla frita existe y sabe bien en La Flamenca. Las disfruto con la rapidez de quien come pipas y la segunda cañita me sabe a gloria.

Mira, alcornocer@s, a La Flamenca sólo… sólo le falta estar en un puerto de mar… Entonces, me vestiría de faralaes. Lo juro. Me provoca tanto este Alcorcón…

Palabra de provocado.

 

 Ver ficha La Flamenca 

Avda. de las Retamas 57 posterior, entrada

por C/  Los Pinos 48, 28922 Alcorcón

Teléfonos: 676 486 125 – 91 156 37 58

Comment (1)

  1. Defendiendo el poder de lo local.
    Disfruta tu barrio. Comparte con tus vecin@s y haz amig@s. Sal de diversión andando. Sin contaminación, sin gasto en combustible, contribuyendo al buen hacer de los emprendedores de tu entorno, animándoles a mejorar.
    Saborea lo que se ha cocinado aquí, donde te encuentras, con manos amorosas según el saber culinario tradicional autóctono…
    ¿Hay algo más glamuroso y acorde con los tiempos? Alcorcón me provoca.
    Hagamos de Alcorcón el mejor de los espacios alternativos posibles convirtiéndolo en único.

Deja un comentario